palacios no tiene palabra!.

Tomado del diario “El Comercio”  Quito-Ecuador.

 

PALACIOS NO CUMPLIO SUS PROMESAS A SOLEDAD

 

“Estos ocho meses han sido  difíciles. A ratos, me siento mal porque no soy la misma de antes,  pese a que me río y  converso… no soy igual.

Aunque a veces no me doy cuenta de que perdí un ojo, todas las mañanas son  horribles. Al abrir los dos ojos no ves con el uno,  eso es terrible.

Hay muchas personas que me desprecian por lo que me ocurrió, que me hicieron bastante daño. Pero mi familia y mis amigos han sido mi apoyo. Ellos me dicen: ‘Sole, ¡qué fuerte  eres!, yo no podría soportar lo que te ocurrió a ti’. 

En estos meses mis problemas se incrementaron, especialmente me  he descuidado mucho en los estudios y eso es lo que más me duele. Ahora estoy en el colegio Albernia. Me retiré del   Benalcázar, donde había ingresado con la beca que me dieron en mayo, porque las bases con las que  llegué de mi antiguo colegio no eran buenas.

Sabía que podía ocurrir eso y me comprometí a esforzarme, pero  no tuve suerte. También sufrí porque recibí el rechazo de algunos de mis compañeros y de algunos profesores del Benalcázar.

Antes de que ocurriera el accidente, era un poco rebelde,  pero ahora empecé a valorar más mi vida. Sé que perder un ojo no hace la vida fácil y me siento orgullosa de mí. No salí a protestar por curiosidad, como muchas personas  dicen.  

A mí me  enerva la sangre,  ver que el  Ecuador se está derrumbando y que nadie hace nada para detenerlo. Los jóvenes tenemos que luchar.

El 20 de abril no era la primera vez que salía a las calles a protestar, antes lo hice porque no nos entregaban el  carné estudiantil. Yo  estudiaba en el colegio Patrimonio de la Humanidad y este era un establecimiento fiscal, entonces salí dos veces a las protestas callejeras. 

El miércoles 20 de abril luché por la salida del ex presidente Lucio Gutiérrez, junto   con unos compañeros del colegio Patrimonio de la Humanidad. Yo iba adelante con mis amigos por las calles Vargas y Briceño (en el centro de Quito). Gritábamos fuera todos.

Eran las 15:00 y Lucio  Gutiérrez ya había escapado en el helicóptero. Todos caminamos hacia  el Congreso,  en San Blas, cuando escuché que un bombazo explotó, yo salí corriendo,  pero sólo recuerdo un sonido como pap.

Luego me di cuenta de que en ese momento la bomba lacrimógena me alcanzó. No me acuerdo de nada. Hasta ahora es difícil evocar todo lo ocurrido.  

Un amigo me contó que él y otro joven me llevaron en un carro a la Cruz Roja. Allí me dieron los primeros auxilios y luego me trasladaron en  una ambulancia a Emergencias del Hospital Eugenio Espejo, donde me dijeron que había perdido mi ojo.

Luego de que se hizo público mi caso,  muchos me ofrecieron cosas, me hicieron   promesas que no se cumplieron. Muchas veces me dijeron ‘dame tu número, yo voy a estar contigo’. De todo ese apoyo momentáneo  no hay nada.

Lo único que  quiero es que me ayuden a ubicar a las personas que me hicieron este mal. Mi objetivo, como el de mi familia, es que se castigue a los responsables de dar la orden de disparar contra el pueblo después de la caída de Gutiérrez, porque alguien tuvo que emitir esa orden.

También para que  se ayude a toda  la gente que luchó para que el presidente Alfredo Palacio esté ahí, porque nadie se acuerda. En un programa de televisión yo  le iba a preguntar al Presidente por qué no cumple su palabra.  Pero el programa nunca salió. Él ofreció tantas cosas y  no se da cuenta de  que la gente se puede unir y hacerle  lo mismo que a Lucio   Gutiérrez.

Esto es muy incómodo. Nadie hace Justicia. Yo si pudiera, si supiera, daría Justicia. No es fácil vivir en  incertidumbre. No es fácil vivir sin un ojo.

La Fiscalía y el Gobierno no colaboran con el caso penal 

La familia de Soledad Chávez presentó una demanda particular contra el Estado, por las heridas que sufrió la adolescente. Su respaldo es un fallo de la Defensoría del Pueblo que señala como responsabilidad oficial   la pérdida del ojo izquierdo de Soledad, aseguró su hermano Pablo.

Él sostuvo que la acusación particular no avanza porque los agentes de la  Fiscalía y las autoridades de Gobierno no colaboran con este caso.

Por ejemplo, hasta el momento no se entrega la lista de policías y militares que estuvieron la tarde del 20 de abril, en   las calles Vargas y Briceño. La familia quiere cumplir todos los pasos judiciales en el país, luego de lo cual  no  descarta emprender una demanda internacional para que Soledad reciba una reparación.

“Nosotros queremos que el Gobierno reconozca su culpa, que se indemnice a todos los que sufrieron heridas en las protestas para sacar a Lucio Gutiérrez. Por ejemplo, a  Giovana Calderón le rompieron una pierna de un bombazo; a  Erik Éguez, los miembros de las contramarchas le abrieron la cabeza con un varrilla; nadie se acuerda de ellos?.

También se quejaron por el incumplimiento de las promesas de varias autoridades. Un ejemplo es el antiguo secretario de comunicaciones de la Presidencia, Carlos Cortez, quien  le prometió una computadora y ayuda económica. Eso nunca se cumplió.

Según su familia, María Soledad todavía  tiene problemas con la prótesis que le colocaron. Ella ha sufrido de quistes en su ojo izquierdo y pronto tendrá que entrar a una  cirugía para otra extirpación.